Sacramento del Matrimonio

“La alianza matrimonial, por la que el varón y la mujer constituyen entre sí un consorcio de toda la vida, ordenado por su misma índole natural al bien de los cónyuges y a la generación y educación de la prole, fue elevada por Cristo Señor a la dignidad de sacramento entre bautizados.” (CDC c. 1055)

”Los pastores de almas están obligados a procurar que la propia comunidad eclesiástica preste a los fi eles asistencia para que el estado matrimonial se mantenga en el espíritu cristiano y progrese hacia la perfección.

Ante todo, se ha de prestar esta asistencia:

  • Mediante la predicación, la catequesis acomodada a los menores, a los jóvenes y a los adultos, e incluso con el uso de medios de comunicación social, de modo que los fi eles adquieran formación sobre el signifi cado del matrimonio cristiano y sobre los deberes que atañen a los cónyuges y padres cristianos;
  • Por la preparación personal para la celebración del matrimonio, para la cual los novios se dispongan para la santidad y las obligaciones de su nuevo estado;
  • Por una fructuosa celebración litúrgica del matrimonio, que ponga de manifi esto que los cónyuges se constituyen en signo el misterio de unidad y amor fecundo entre Cristo y la Iglesia y participan del él;
  • Por la ayuda prestada a los casados para que, manteniendo y defendiendo fi elmente la alianza conyugal, lleguen a una vida cada vez más santa y más plena en el ámbito de la propia familia.”
    (CDC c. 1063)
La Arquidiócesis de Miami, atento a la seriedad con que se debe entrar a una unión de por vida, ha estructurado un proceso preparatorio hacia el matrimonio que consta de seis pasos.

1er Paso: Contactar a su parroquia y reunirse con su Sacerdote

Después del compromiso, y antes de fijar la fecha para la boda, debe contactar a su parroquia para hacer una cita. En esa reunión inicial, el párroco de su parroquia determinará si usted y su prometido(a) son libres para contraer el matrimonio. Él también le suministrará la información necesaria para cumplir con los Pasos 2 al 6 del proceso preparatorio. Establecer un calendario para realizar los componentes individuales durante o poco después de esta reunión es muy recomendable.

2do Paso: Tomar Inventario y Evaluación Prematrimonial

Después de reunirse con su pastor, completará un inventario prematrimonial, compuesto por una serie de preguntas diseñadas para evaluar cada uno de sus hábitos, expectativas y valores. Se le proporcionará con un perfil personalizado de las fortalezas y debilidades de su relación. Este inventario es un punto de partida importante para las parejas y para identificar las áreas que necesitan atención.

3er Paso: Participar en un curso de preparación para el matrimonio

La Arquidiócesis de Miami ofrece una variedad de programas para prepararle para el Sacramento del Matrimonio en inglés y español. Para registrarse en estos cursos, visite la página de internet, www.miamiarch.org/familylife.

4to Paso: Instrucción sobre Planificación Familiar Natural

Para asegurarse de que ustedes tengan las herramientas para planificar su familia adecuadamente y conforme al plan de Dios para el matrimonio, tendrán la oportunidad de aprender sobre NFP (por sus siglas en inglés - Planificación Natural de Familia). La Arquidiócesis dispone de instructores en variedades de métodos de NFP. Para registrarse en estos cursos, visite la página de internet a www.miamiarch.org/familylife.

5to Paso: Sacramento de Reconciliación

La Iglesia invita a todos los Católicos a prepararse espiritualmente antes de su matrimonio celebrando el Sacramento de Reconciliación.

6to Paso: Entrevista Final con su Párroco

De cuatro a seis semanas antes de la boda, deberían reunirse con el sacerdote que celebrará su boda.

Como parroquia, La Iglesia de Nuestra Señora de Lourdes toma su responsabilidad en la preparación y celebración del Sacramento de Matrimonio muy seriamente. La familia parroquial está aquí para ayudarles a prepararse para el matrimonio según el proceso estipulado por la Arquidiócesis de Miami. Este folleto ha sido preparado con el propósito particular de facilitar el proceso para ustedes, nuestros feligreses registrados. Nos alegramos que hayan escogido su propia parroquia para celebrar su boda.